MODELO VIVO

 

 

No recuerdo

cuantas veces

me dijiste

que me quedase

quieta,

 

como aquel torreón

con la veleta

muerta

esperando del jadeo del viento

un poco

de emoción.

 

Dibujaste

un corazón

con la forma

de mis labios

y de un brazo

me crecieron

mariposas

 

«extraños modos

de distorsionar las cosas»

−dispararon los que saben−

pero a vos nada de eso

te importó.

 

Tengo los contornos

ya cansados,

 

mi fantasía se desborda

frente al pelotón erecto

de tu contemplación,

resiste desnuda

al igual que yo

pero inquieta,

como una virgen ninfa

su pudor danzando

alrededor de los abyectos ojos

del sátiro captor.

 

Quiero que me arranques

de tu lienzo,

que imagines mi volumen,

que me pintes una voz,

quiero vivir en ese trazo

quiero moverme

y transformarme

en eso que veo en tus ojos

gritar deseando

y que dice

sin palabras,

el sonido

de quien soy.

 

Modelo-vivo

 

Lore Méndez, poema

Ileana Rivera, ilustración

Noel Morroni, música