Los planos sutiles

 

 

supongamos que me tomo el líquido que contiene este frasco, supongamos que el líquido es amoniaco, supongamos que soy inmune al amoniaco, supongamos que después de beberlo salgo de mi casa caminando hacia la tienda y un hombre me mira de lejos, supongamos que ese hombre es dios, supongamos que dios se disfrazó de hombre y quiere hablar conmigo, supongamos que me confunde con otro ángel, supongamos que todos los hombres somos ángeles, supongamos que los ángeles existen, supongamos que dios se me acerca y me pide un trago de amoniaco, supongamos que guardé el frasco en mi bolsillo y se lo ofrezco, supongamos que dios no es inmune al amoniaco y muere en mis brazos, supongamos que para dios morir tan sólo significa transmutar, supongamos que transmutar es vivir, supongamos que vivir es matar, supongamos que ya no pude comprar nada en la tienda porque me quedé dándole resucitación cardio pulmonar al hombre-dios recién muerto, supongamos que revive, supongamos que revive como un monstruo, supongamos que el monstruo es toda la sociedad, supongamos que todos somos monstruos, supongamos que estos monstruos escriben poemas, supongamos que esto es un poema, supongamos que yo soy un monstruo, supongamos que los monstruos son inmunes al amoniaco, supongamos que la inmunidad es una capacidad intelectual, supongamos que el cosmos es inmune a nosotros, supongamos que nosotros a pesar de ser monstruos también somos cosmos, supongamos que el amoniaco en realidad somos nosotros y el frasco es apenas una vasija del multiverso, sólo supongamos

 

Los planos sutiles - Pony O

 

Horacio Warpola, poema

PonyO, ilustración

Sohma, música