Su obra parte de la distorsión de las figuras, una realidad torcida que juega con formas abstractas, infantiles y sexuales, siempre con algo de ironía. Sus pinturas buscan expresar los pensamientos, sentimientos, recuerdos y vivencias que lo han marcado y guían sus trazos.  Gotas de sensaciones, claroscuros y la paradoja en el colorido de su iconografía. Busca que el espectador se interne en la obra, la haga suya y tenga una interpretación personal.

Actualmente cursa sus estudios en El Centro de Arte Mexicano, donde se dedica plenamente a la pintura, intervención digital, escultura y fotografía, en constante renovación de estilo e incluyendo en sus obras materiales como periódico, cartón, carbones y vidrio, entre otros.

 

Colaboración: Sybil Vane ante el espejo, ilustración.