Prefiero estar dormido que despierto

 de tanto y tanto que me duele que no estés.

JUAN GABRIEL

 

Nosotros, los otros mismos.

Eres de los que dicen: −¿O cantas o hablas?

Como si el desgarro no se escribiera en análisis de agua y aceite.

Como si dar Talleres de Poesía bastara.

Como si mirarme las manos y no contar sílabas me salvara.

Como si mezclar drogas no te hiciera inmortal.

Como si vivir desbocados y en el delirio

no te dejara con el labio hinchado y la boca rota.

Cómo no se me mueren mis pensamientos de muerte.

Como si no chocaras con tu sombra

en el andén del delirio en la línea del abandono.

Bastará tu tipografía: escribir en contra del gobierno.

Esta es tu ausencia como de Juan Gelman:

“La soledad, sus cuervos, sus perros, sus pedazos”.

Despierta a nuestro último bolero:

la banda se odia en ríos de la Anarquía:

“el alcoholismo es un Humanismo”

recordamos los que ya no beben.

Piezas de hasta siempre catafixia.

Tienes todos los brazos mi Vishnú, pero no existes en mi ficción.

Estamos rotos, morados

por añorar la penumbra fractal.

La sangre de tu cerebro está siendo drenada por la noche.

Lo más cercano al delirio último es el dinero:

un suicidio en coche, un cobarde volantazo:

la bendición extraña del silencio en su pulquero de vacío.

¿Cuántas hordas de zombis podrás llevarte contigo Tinu?

Chris Redfield enciende un porro de mota.

De que vengas, la población del bosque mi cana:

tanto árbol-alba triste para decir:

“amor eterno,

e inolvidable”. De Michoacán:

lleva su corrección de estilo entre las faldas,

los lazos de boda

son cuerdas-seda de la guitarra del poeta punkrock

que aunque le den un par de tetas y le aflojen unas nalgas

prefiere escribir sobre su propia tumba.

Bodas tipo Lorca, el carril está lleno de lunas para aplastar.

Y cómo te odio cuando improviso tu entrepierna,

 estatua de la libertad aventándose con los voladores de Papantla.

¿Cuántos análisis feministas caben en:

échele más agua a los frijoles sin las drogas del doctor Simi?

A dónde mi culo de semi-dios

Seguros De Vida para este Matusalén del nopal que profesa

 

Tinusquiaro Lipov