El presidente de la Asociación de Cazadores y Guías Profesionales de Zimbabwe

argumenta tras la muerte de un elefante de unos colmillos tan grandes 

que los arrastraba por el suelo al caminar

y cuya edad se estima (se estimaba) entre unos cuarenta y sesenta años

                                (entiéndase por tanto que se estimaba muy mal 

                                y más nos valga, vanidad de vanidades,

                                nunca ser un elefante ni en la octava migración)

que el hecho de que un elefante vivió tanto tiempo

como para hacer pesar 55 kilos cada uno de sus colmillos

es la prueba fehaciente de que los enormes esfuerzos de conservación

en el safari Malipati         
                                    -a cuyas míseras comunidades circundantes no reparten uno

                                    solo de los 60 mil lícitamente abonados dólares-

así como en el Hwange National Park

                                -donde al menos 40 elefantes sucumbieron este mes al veneno del

                                cianuro comúnmente extraído de la minería a cielo abierto o ilegal,

                                atribuida por brillantes analistas alemanes, belgas, preter-

                                neandertales a la desesperación de centenas de millares de

                                africanos que buscan huir de la pobreza-

estaría por fin dándoles resultados.

 

Pablo Piceno