Siniestro

 

Now that you’re gone, baby
You break my heart in two, oh
Again, again and again
CHARLES BRADLEY, In You (I Found A Love)

 

Salí a esperarte

en el tercer

semáforo

y me atropelló

la vida.

 

Sobre el pavimento

todavía yace

mi corazón convulso,

con la fragilidad travestida

en una boca de tormenta.

 

Nuestro fervor

perdió vigencia

como las cabinas naranjas

de ENTEL.

 

Suelas anónimas

aplastan ahora

todas nuestras calles

(las que no caminamos)

 

cuerpos con mejor suerte

se están amando de pie

sobre paredones

que nosotros mismos vimos construir.

 

Abre las piernas un nuevo día:

nace la noche;

 

con las manos llenas de soledad

celebremos

por lo que no fue.

 

 

 

Bebop nocturno

 

a John Coltrane

¿Escuchan la música

que planea libre

sobre las terrazas de la ciudad

silente y a oscuras?

Un saxo impúdico

saltando al vacío

los primeros acordes de

It never entered my mind

coro de voces sucias

desde muy arriba vienen flotando

sirenas,

sílfides del espanto,

coronando con su canto

el sexo secreto

del melómano y su soledad

la cornisa alardea su filo, iluminada

escena perfecta del desamor:

un funámbulo se inclina sobre la nada

y al débil borde aferrada

la sonámbula duerme su dolor.

La melancolía es mi crónica tortura

la devastación infinita

que sólo la presión de tus dedos

sobre las llaves sella,

mi mente, la noche oscura

arrullada por el ávido sonido

fagocitando, una a una, las estrellas

 

Lore Méndez